Sabes muy bien
no pude entender,
tu alma oscura y fría.
Vete a saber
que razones tendrás
para engañarte así.

Hubo noches que el llanto
ahogo mi voz,
un grito se apaga.
Hay mil razones
por las que vivir....sin ti.

Vi a través
de tu corazón gris
apagada tu vida.
Y así seguí
mi camino sin ti,
y olvide tus mentiras.

Hubo noches que el llanto
ahogó mi voz,
un grito se apaga.
Hay mil razones
por las que vivir...

No hay nada ya que tú me puedas dar,
nada ya me impide soñar,
no hay nada más que perder.